Historia de Acámbaro

Hermosa ciudad en la que pueden admirarse magníficas obras coloniales. Su nombre es de origen purembe y significa “Lugar de Magueyes”.

Los primeros pobladores de la zona pertenecieron a la cultura Chupícuaro, una de las culturas más antiguas de Mesoamérica: su origen remonta al horizonte pre-clásico superior de más de 1,200 años A.C.

En esta región se han encontrado valiosas piezas arqueológicas de cerámica de increíble belleza que ahora se exhiben en el museo local.

La ciudad fue fundada el 19 de Septiembre de 1526 por el cacique Don Nicolás de San Luis Montañés con el nombre de San Francisco de Acámbaro. La evangelización la llevaron a cabo frailes Franciscanos, quienes además realizaron espléndidas construcciones.

En Acámbaro tuvo lugar un hecho glorioso durante el movimiento de independencia: en este lugar el 22 de Octubre de 1810 se efectuó solemne ceremonia en la que se declaró a Acámbaro Cuartel General del “Ejército Grande” y a Don Miguel Hidalgo, héroe de este movimiento, se le invistió con el grado de “Generalísimo de las Américas”.

Por su ubicación estratégica, Acámbaro fue clave en el desarrollo ferroviario del país. Durante 1944 de su taller mecánico, surge “La Fidelita 296”, máquina de vapor que es el símbolo de la época en la historia de la sociedad acambarense.

Esta ciudad ha cobrado gran fama por la elaboración de un exquisito pan, el cual continúa siento honrado con la receta tradicional.

El municipio cuenta con más de 130 Monumentos Históricos y son considerados por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) como Joyas Arquitectónicas.

 

Fuente: Museo Local de Acámbaro

Leave a Reply